Galeria de Imagenes

Videos

Links útiles

La Orquesta en la Web

Humor musical

Una buena idea de Daniel Kovacich

¿No será demasiado?
Ocurrió durante un ensayo de una importantísima orquesta latinoamericana. El director, famoso por su ideal por sonoridades tenues, pide:
- "Trombones, piano!"
Los trombones bajan el volumen considerablemente.
- "Trombones, más piano!"
Bajan aún más, llegando al límite de sus posibilidades (¡y las del instrumento!).
- "No, trombones eso es demasiado fuerte!"
En este caso los músicos optan por fingir la ejecución, pero sin producir sonido alguno, ante lo cual el director, de nuevo....
- "Todavía más piano, trombones!"

Quemado
[Sucedió durante una función del musical "Aplausos", 2004]
El trompetista Cristian Díaz, en algunos silencios, entre sobreagudo y sobreagudo, se quejaba:
- "¡estoy quemado!" (En Buenos Aires esta expresión significa "muy cansado").
El segundo trompetista, que ese día era un reemplazante, devoto admirador de Cristian, le daba ánimo: "-¡vamos, vamos, está sonando muy bien!", y le palmeaba enérgicamente el hombro, en señal de apoyo.
De nuevo: "-Sí, pero estoy muy quemado!", y el segundo seguía palmeándolo para darle fuerzas..... pero en ese momento Cristian nos sorprende a todos: "¡¡¡Pará, pará, estoyquemado porque estuve tomando sol, tengo toda la espalda roja, no me pegues!!!"

Mafia Musical
En la Banda Sinfónica de la Ciudad estábamos esperando la visita del director italiano Vito Clemente. Durante los meses previos a su viaje era muy común entre nosotros referirnos a él como "Vito Corleone", en obvia alusión al personaje protagonista de la película de Coppola "El Padrino" (The Godfather). (Por supuesto, la broma no tenía ninguna connotación discriminatoria, sino que sólo hacíamos una simple asociación desde su nombre).
Cuando finalmente llega el Maestro a Buenos Aires y se para frente a los músicos, nuestro director se dirige a nosotros con las siguientes palabras:
"- Es un honor para mí presentar al Maestro Vito Corleone" (!!!!!).
Varios pensaron que aún se trataba de una broma, pero la verdad es que nuestro director no sabía cómo hacer para disculparse, ya que simplemente se le había "escapado" el seudónimo, en el momento menos oportuno. Por suerte el Maestro Clemente aceptó las disculpas, y la cosa no pasó a mayores.
Varios
Era un músico tan lento, que cuando se desmayaba no volvía en SI, volvía en LA sostenido.

 


© Orquesta Juvenil Municipal de General San Martín. Todos los derechos reservados.
Buenos Aires | República Argentina
Página Web & Hosting realizado por Grupo Deboss